La diplomacia energética de Alemania: El manejo de las presiones domésticas e internacionales por la dependencia de la energía rusa

Durante la última década, las relaciones en el sector energético entre Alemania y Rusia se han visto enormemente afectadas. La construcción del gasoducto Nord Stream 2 ha generado debates al interior de Alemania y a nivel internacional sobre los riesgos de depender de la energía rusa. La anexión de...

Descripción completa

Detalles Bibliográficos
Autor principal: Gil Rodríguez, Daniel Orlando
Formato: Trabajo de grado (Bachelor Thesis) Trabajo de grado (Bachelor Thesis)
Idioma:Español (Spanish)
Publicado: Pontificia Universidad Javeriana 2023
Materias:
Acceso en línea:http://hdl.handle.net/10554/64324
Descripción
Sumario:Durante la última década, las relaciones en el sector energético entre Alemania y Rusia se han visto enormemente afectadas. La construcción del gasoducto Nord Stream 2 ha generado debates al interior de Alemania y a nivel internacional sobre los riesgos de depender de la energía rusa. La anexión de Crimea en 2014 y la invasión de Ucrania en 2022, han generado una serie de tensiones y disrupciones geopolíticas que han afectado la seguridad energética alemana y europea por la gran dependencia de las importaciones de gas ruso. Algunos actores consideran que el gasoducto Nord Stream aumenta la dependencia energética y favorece las ambiciones geopolíticas de Rusia; pero en contraste, otros argumentan que este puede generar un beneficio económico mutuo. En ese orden de ideas, Alemania ha tratado de favorecer sus intereses domésticos a nivel económico y ambiental, sin embargo, las presiones exteriores por la guerra en Ucrania han hecho que se suspenda el gasoducto para afectar los intereses geopolíticos rusos y esto ha producido un gran aumento en los precios del gas debido a la enorme demanda, las sanciones impuestas por varios países, y la reducción de exportaciones por parte de Rusia para presionar a Alemania y demás países europeos. En esta situación, el gobierno alemán, ha tenido que manejar su diplomacia energética frente a un doble nivel de juego, donde las presiones externas que están en contra de continuar con el gasoducto son cada vez más grandes y donde las presiones internas que si quieren que el Nord Stream entre en funcionamiento a pesar de los riesgos que esto implica, causan conflictos políticos al interior del gobierno federal y el parlamento. Este trabajo busca hacer un balance de la diplomacia energética de Alemania a nivel nacional e internacional en el contexto expuesto anteriormente y para ello, se hará una revisión de la evolución de la relación gasística a entre Alemania y Rusia para entender las prioridades y el nivel de influencia de los diferentes actores en las decisiones del gobierno federal alemán y las posibles alternativas para reducir la dependencia del gas ruso.